Greensisters-veryme.blogspot.com

10 mayo 2017

Buena educación

Eso que se está perdiendo, parece….. En lo que a nosotras se refiere, nos da igual si os apetece seguir unas pautas de educación o no pero, en fin, que dirá mucho de ti sin que digas una sola palabra.


En una sociedad en la que parece que lo único que importa es la imagen resulta que esta no es sólo la carta de presentación que necesitas, también necesitas educación. Nada exagerado, nada forzado, lo natural que te suelen enseñar cuando eres pequeño o que vas a prendiendo porque a tu alrededor las cosas  funcionan así. Aunque, lo normal, para unos no es lo mismo que para otros. Por ello dejemos claros unos cuantos tips para que la que desee se comporte como una señora (y el término no hace referencia a la edad) en lo que a trato en tiendas se refiere:

1. En primer lugar, saluda al entrar, no cuesta nada y ya estás creando un puente de comunicación. Igualmente, despídete al salir. Las personas que están dentro no son muebles……



2. Si quieres mirar puedes decir abiertamente y con educación que sólo quieres echar un vistazo y dar las gracias.


3. Ni que decir tiene que nada de desdoblar a loco. Incluso en Zara, es una falta de respeto hacia la persona que está trabajando y esa desconsideración sólo os valdrá para que os traten de la forma que corresponde. Sabes el dicho ese de "recibes lo que das", ¿verdad?
Si quieres alguna talla y estás en unos grandes almacenes sin ninguna dependiente a la vista procura no desdoblar todo. Si el punto de venta es más especializado, lo lógico es que preguntes. Eso no quiere decir que te vayan a agobiar.

 4. ¿Cómo te entregan la ropa? Perchada y planchada, ¿verdad?, Pues eso quiere decir que la tienes que entregarla en el mismo estado. Da igual si es en Zara o en Prada.
No hace falta que la dobles si te la han dado perfectamente doblada, entrégala estirada por los hombros o por la cintura dependiendo de la prenda, no hecha un ovillo.

5. No es de buena educación meterse en la conversación de otros, ¿verdad? Tampoco lo es meterse en la compra. Si nadie te pide opinión no la des y si la das, sé todo lo aséptica que puedas en una situación en la que tienes desconocidos mirándote y esperando "sentencia".

6. No entres a probar con niños comiendo o con niños que no sepas que van a aguantar un mínimo de tiempo correctamente porque quizá sean muy pequeños para ello.
¿Verdad que a nadie se le ocurre entrar con su mascota sin preguntar antes si puede? Pues, en muchas ocasiones, las mascotas se muestran menos interesadas en corretear, lamer, tocar o gritar que muchos niños (ya no bebés).

INCISO: A estas alturas os estaréis preguntando que si queremos echar a la gente de la tienda…. Pero no, no es así, sólo que nos molesta soberanamente la falta de educación. La imagen que la gente tanto cuida y el estilo que tanto se persigue no viene de la mano de una etiqueta, una prenda o un perfume, comienza con tu comportamiento.
Por ello, si a menudo nos preguntáis "¿qué debo ponerme?", "¿cómo debo entrar en la ceremonia?", "¿de qué lado se coloca un tocado?" y muchas otros temas os exponemos sencillamente lo que nadie se atreve a contaros cuando entráis a pasar un rato en una tienda o hacer alguna compra.

7. Si estás buscando algo en concreto y te diriges a un punto de venta especializado es porque se supone que lo que quieres es ayuda profesional, por lo tanto, pregunta directamente y aporta la información necesaria para que te puedan atender y entender correctamente. No perderás tu tiempo ni se lo harás perder a nadie.
Sabiendo que el carácter gallego es reservado o reservado/desconfiado no hagas eso de poner a prueba a la persona que tienes delante, "a ver si me entiende". Si quieres algo para una ceremonia, di en calidad de que vas a asistir, familia directa, madrina, mamá de la novia o hermana del novio, para que fecha es y la hora, etc…. Si estás buscando ropa para calle haz saber a la persona que te vaya a ayudarte que tu día a día es más o menos formal y si tienes predilección por algo en especial.

8. Rompe esa barrera psicológica que supone decir el presupuesto que manejas en caso de que lo tengas. Desde luego, no es lo primero que tienes que decir, pero tampoco lo último porque te crearás falsas expectativas, te frustrará o acabarás dando excusas miles (todas ya conocidas por la persona que tienes en frente) para no comprar. Evita situaciones ridículas, la sensatez y la sinceridad se premian en ocasiones. Siempre puedes encontrar piezas con descuento en sitios especializados fuera de temporada si sabes pedirlo con educación.



Todas estas normas que parecen tan básicas son dificilísimas para mucha gente.  La altivez se confunde con elegancia al igual que el desprecio.  La desconfianza torna el ambiente en tirantez al momento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario