Greensisters-veryme.blogspot.com

24 junio 2015

¿Arriesgar o no?

¿Cuantas veces os habéis mirado al espejo con un vestido que pensáis es el correcto y habéis pensado "es que siempre voy igual"? Pues si, es lo que suele pasar cuando una encuentra un estilo que le favorece y con el que se encuentra cómoda.




En el último libro de Lorenzo Caprile éste afirma que no se puede ganar si no arriesgas refiriéndose a la elección de un vestido para una boda. En general, para cualquier ocasión, aplicaríamos la misma afirmación.  También sale a relucir, en la misma publicación, la famosa "mejor amiga" que asesora a la protagonista. Jajajaja!! Con esto si que nos hemos reído! En fin. Asesorar necesita de un ojo experto y objetivo. Si confiáis en quién os está vistiendo no deberías de tener en cuenta más de una opinión ajena, la vuestra propia. Podríamos hacer un análisis muy extenso de este tipo de "espécimen" pero no lo vemos muy oportuno. 

Volviendo a lo que nos ocupa. ¿Arriesgar o no? Pues depende de la ocasión, puedes tener margen o no.  Si lo tienes, ¿por qué no? 


Digamos que tienes una comida de trabajo, no arriesgues. No es el mejor momento para lucir un color llamativo o para  experimentar con con una nueva altura de tacón. La discreción, la pulcritud y la seriedad debe ser proyectada por el look a no ser, que tengas una profesión creativa o tengas un nombre propio con el que jugar tu papel.



Para una boda en la que vas como invitada de los novios en la que sabes, reinará un ambiente joven, ¿por qué no arriesgar? No se trata de arriesgar "a lo bestia". Todo depende del estilo habitual de cada mujer y de buscar lo que significa arriesgar para ella. Lo que para una de nosotras puede resultar tan sencillo y fácil de llevar como un escote pico para otra mujer puede resultar atrevido y, según la ocasión apropiado o no.  Recuerda, si no arriesgas no ganas. Casi siempre el riesgo radica en si seguir las tendencias o no. No habría gran problema si estáis asesoradas por verdaderas profesionales y le dáis la información necesaria para valorar las opciones.

Si nos referimos a las tendencias, siempre tardan un poco en "calar". Los estampados vienen muchísimo y después de unos cuantos años de lisos, casi todas vosotras sois reticentes a llevar un estampado. ¿Por qué? En la mayoría de los casos porque "nadie va a llevar estampados". Pues bien, craso error, cuando las demás mujeres lleven estampados tu ya estarás en lo siguiente. Los estampados disimulan muchísimo una barriguita incipiente. Bien combinados resultan de lo más diferente. Permiten llevar colores difuminados que en otra circunstancia dirías que no te favorecen.


Particularmente en Orosia by Mariana los estampados han triunfado. Los primeros tejidos en agotarse.
Nos ha alegrado muchísimo ver que en los Premios Yo Dona han sido muchas las que han arriesgado. Sin duda una alfombra llena de dobles aciertos por las apuestas tan diferente y  poco vistas  que han presentado muchas de las asistente. Desde el clásico Elie Saab hasta Oscar de La Renta has apostado por los estampados.

Las que nos han gustado son Silvia Abascal vestida con un Oscar de La Renta y Megan Montaner de Andrew Gn.



Maite de La Iglesia aburridísima con un liso que, aparentemente llega a un gran público resulta muy poco lucido por lo tan visto que ha sido durante varias temporadas. Los cinturones como centro de atención tipo flores o nudos de calabrote están más que vistos!!



Si escoges  un liso asegúrate de optar por una pieza con una forma definida, un color y tejido impecable. Teresa Baca también acertó con un Dior. Porque no necesita nada más que unas buenas joyas y un peinado cuidado y discreto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario