Greensisters-veryme.blogspot.com

06 abril 2015

¿Te vistes todos los días o sólo te "arreglas"?

       La forma en la que te ves vestida para una ocasión especial dice mucho de cómo te vistes a diario y viceversa.

     ¿Por qué no pensar en reflejar tu propio estilo en el día a día? Realmente esta es la prueba "del algodón". Con el ritmo frenético que llevamos desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, a menudo, jornadas maratonianas de más de 12 horas ponen a prueba el estilo de cualquier mujer …..

       Hace años, las mujeres se vestían para cada momento del día y ahora resulta que sólo nos podemos tomar esta libertad en ocasiones señaladas!! ¿Recordáis aquellas películas americanas de los 60 con la perfecta ama de casa ideal en todo momento? Por la mañana un atuendo práctico, un twin-set y unos capri con bailarinas para organizar la casa y hacer la compra. Por la tarde algo más coqueto, un vestido informal con un cardigan corto para salir a pasear o recoger a los niños y por la noche un look cuidado y elegante para salir a cenar con su marido. Un vestido de largo midi, con su tocado y su recogido, cintura de avispa  y tobillos finos. Todo un alarde de preciosidad!! Eso eran los años 60!


     Entre estas escenas que nos vienen a la cabeza y el ritmo actual de la mujer hay un abismo. Hoy la mujer demanda practicidad, prendas cómodas y versátiles que les solucionen el día a día sea cual sea su ritmo de vida. Así pues te exponemos varios casos: 

CASO A: Seguro que si estás leyendo esto y tienes un trabajo en el que debes cuidar tu imagen y no se te permite, o no debes llevar, vaqueros …… ¿has caído en la tentación de limitarte a un par de prendas en distintos colores o con escasa variación de forma que todas las mañanas te "calzas" el "uniforme" amparándote en que no tienes tiempo para pensar en que te pones porque entre el trabajo, la casa, los niños, el marido que se olvida de recoger la compra y la planificación del menú del día siguiente …….?En fin, que en lo último en lo que piensas es en ti!!! Todos los días son como leer este párrafo, llegas al final sin respiración!!



CASO B: Si vives por y para la casa, los niños y tu pareja. El ritmo ni de lejos es menos ajetreado,  sólo te das licencia para "arreglarte" cuando sales a "dar una vuelta" con tus amigas o tu pareja  (a veces ni eso, porque es en el tiempo de espera que pasas con las otras madres y padres durante el partidillo, la clase de patinaje o whatever ….). Para qué te vas a vestir si entre preparar el desayuno, llevar los niños al colé, volver para hacer la casa y la compra del día acabas sudando cual corredora de fondo!! Las tardes ……., bueno, que pereza "arreglarme" si ya cuando tengo un respiro toca ponerse en marcha otra vez! En fin, que en lo último en lo que piensas es en ti!!


Look  fresco o  ………, estoy de mudanza.
¿Qué tienen en común ambos casos?: 
La pereza
La falta de tiempo
Las prisas
La pereza
El afán de perfeccionismo, etc, etc ….
Sin embargo, el factor determinante no es más que ……. ¿quizá el término "arreglarse" está distorsionado?

Una no se "arregla" todos los días, se viste
       Igual que te vistes con unos vaqueros que no te favorecen puedes hacerlo con unos que te sienten bien y en lugar de acompañarlos de una camiseta cuadrada y sin forma puedes hacerlo con un top de algodón (se lava en la lavadora y se seca en un tris!). También puedes dejar la zamarra para dar largos paseos por el monte y ponerte encima una gabardina con forro desmontable que podrás ir adaptando a las distintas estaciones. Uf!! nos enfrentamos a los zapatos!!! Tranquilas, no hace faltar ir de tacones todos los días pero tampoco de chiruca, no se trata de hacer trekking, hay aceras, las carreteras están asfaltadas …… Aprovecha la tendencia de las deportivas y en verano sustitúyelas por unas bailarinas o alpargatas. ¿No crees que tendrías mejor aspecto? 
Si para ir a tu trabajo necesitas llevar americana o un atuendo mínimamente formal,  ¿qué haces con esos pantalones de tiro alto con rodilleras a causa de las horas que te "tiras" sentada en el coche o en la oficina? Imperiosamente necesitas una buena sastrería femenina. ¿Qué no encuentras sustituto a la americana negra? Vamos a jugar a los pseudo-sinónimos: cazadora, guardapolvos corto, americana de punto roma, chaleco masculino, twin-set, un tres cuartos flexible, etc…… Si tampoco aguantas los tacones, prueba a llevar uno más ancho y con una altura comedida, las cuñas, unos mocasines, un blucher ….. Hay mil alternativas. 

      Si aún así sigues creyendo que el problema reside en que no tienes tiempo, gusto o simplemente te haces un lío para planificar tu armario ….. Te proponemos que pienses en la cantidad de prendas que tienes de las que no te sientes orgullosa; con las que no te acabas de sentir cómoda, a las que no le tienes especial cariño y las usas por no dejarlas colgadas en armario, aquellas que están con la etiqueta puesta porque los buenos propósitos se quedaron en eso ……. Tradúcelo a eurillos, desastre!! ¿y en términos de espacio?, un trastero lleno de cosas que no te pones pero que nunca tiras!!!

"Arreglarse" es el proceso durante el cual te vistes.
     Cómo lo haces, con mayor o menor cuidado, depende de ti. Pasarte una tarde o un par de tardes componiendo tu estilo con una profesional te ahorrara, tiempo, dinero y espacio en el armario al mismo tiempo que te proporcionará seguridad todas las mañanas y en todos aquellos momentos en los que tengas que echar mano de un buen fondo de armario sin necesidad de un derroche extraordinario en prendas que no te volverás a poner. A excepción de las prendas de etiqueta, cualquier  prenda siempre podrás usarla, se puede usar de mil maneras y en ocasiones muy diferentes si son adecuadas para ti y para tu estilo de vida.  Si quieres "vestirte a diario" como dirían las abuelas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario